Terracotta Museo de Cerámica

Ladrillo “de abanico”

Azulejo “de abanico”. Cara vista decorada con una serie de líneas incisas convergentes en un punto que recuerdan un abanico.
 

Azulejo “de abanico”. Cara vista decorada con una serie de líneas incisas convergentes en un punto que recuerdan un abanico.

 

La ladrillería elabora objetos destinados a la construcción. Son productos que nos acercan a unas formas de vida vinculadas a un mundo que busca la fortaleza y la solidez de las cosas y están pensados para hacer frente a las inclemencias del tiempo, a los golpes de los animales o al exceso de peso. La obra propia de ladrillería se caracteriza por sus formas cuadradas y rectangulares, de grosores variables y sin ningún tipo de decoración; cuando se decoran, como en el caso de la baldosa de secadero o los ladrillos llamados “de abanico”, es para cumplir un papel estrictamente funcional.

scroll to top icon