Buscador de museos

Museo del Cau Ferrat

Palacio abandonado

Santiago Rusiñol, Palacio abandonado, 1898, Víznar (Granada), óleo sobre lienzo

Santiago Rusiñol, Palacio abandonado, 1898, Víznar (Granada), óleo sobre lienzo

Santiago Rusiñol emprendió su tercer viaje a Granada en diciembre de 1897, acompañado de Genís Muntaner —su hombre de confianza en Sitges que, en su ausencia, cuidaba del Cau Ferrat— y del pintor y buen amigo Ramon Pichot. El resultado final fue una cuarentena de telas con los jardines granadinos —y muy especialmente los del Generalife— como grandes protagonistas.

Entre los cuadros que se resistió a vender, había cinco por los cuales sentía una particular predilección. La prueba es que dos de éstos están colgados actualmente en el Cau Ferrat: uno es éste y el otro es Interior del Palacio de Víznar, en la Sala del Surtidor. Pintó los cinco entre febrero y marzo de 1898 en Víznar, un pueblecito de los alrededores de Granada. Todos tenían como único escenario el Palacio de Cuzco, una antigua mansión episcopal construida a finales del siglo XVIII. Al ver el caserón y el espacioso jardín que lo rodeaba, el artista quedó sorprendido por la extraordinaria sensación de soledad y abandono que transmitía el lugar, la misma sensación que hoy experimentamos al ver la obra.

Las malas hierbas entre los bojes, el estanque sin agua, los esgrafiados medio borrados, las ventanas rotas… Todos los detalles invitan a la melancolía y nos hablan del ineludible paso del tiempo.

scroll to top icon