Buscador de museos y localidades

Mòla de Salardú

Produciendo energía

El molinero podía observar todo lo que pasaba en el cárcavo a través de una trampilla situada en el suelo

El molinero podía observar todo lo que pasaba en el cárcavo a través de una trampilla situada en el suelo

Una de las grandes riquezas naturales del Valle de Arán es el agua, que desde antaño ha sido aprovechada por la población aranesa como fuente de energía.

El agua llegaba, a través de un canal, desde el río hasta un pequeño embalse situado enfrente del molino. Esta misma agua era también aprovechada en su trayecto por las albercas públicas y por la serrería, que se situaban alrededor del edificio del molino.

En el interior del molino, tres manubrios permitían levantar las compuertas por donde se introducía el agua que se canalizaba hasta el cárcavo, que era el espacio situado bajo el molino, donde se encontraban los tres artefactos que ponían en funcionamiento las piedras de moler. Estos artefactos estaban formados principalmente por la bancada, el rodete, el árbol y la volandera (o piedra voladora). Sobre la bancada situada en el suelo se colocaba el rodete. Este, por medio del árbol, se unía a la volandera o giratoria. El agua que caía por el canal empujaba el rodete y lo hacía girar, al mismo tiempo que lo hacían el árbol y la volandera. Es lo que conocemos como sistema de transmisión directa.

OBJETOS

<p>Una peque&ntilde;a estructura de madera permit&iacute;a mantener la bancada en su sitio</p>
Bancada
Bancada
<p>Los &aacute;labes eran el elemento m&aacute;s importante del rodete. De su colocaci&oacute;n e inclinaci&oacute;n depend&iacute;a su funcionamiento</p>
Rodete
Rodete
<p>El &aacute;rbol quedaba fuertemente sujeto al rodete por medio de varias cu&ntilde;as.</p>
Árbol
Árbol
scroll to top icon