Buscador de museos

Ecomuseu-Farinera de Castelló d'Empúries

Maqueta de un cortal

Maqueta de un cortal

Maqueta de un cortal

El territorio comprendido entre las desembocaduras de los ríos Muga y Fluvià se caracteriza por ser una zona de transición entre las tierras de cultivo y el mar. Una zona donde los saladares, las marismas y los pastizales han alternado con pequeñas lagunas de aguas salobres, llamadas llaunes.  

Desde el siglo XI, los extensos eriales de este lugar se fueron transformando debido al drenaje de las aguas. Este proceso se intensificó durante el siglo XVII, punto de partida de una intensa antropización de carácter agrario que solo se verá alterada por la llegada del turismo durante los años sesenta del siglo XX.

Al ganar terreno al agua, las personas que lo explotaban se acercaron a los terrenos y edificaron los cortals, que se han convertido en un distintivo de esta zona litoral ampurdanesa. Los cortals se podrían identificar como un tipo de explotación agroganadera con unas características constructivas muy particulares que, junto con los pastizales, configuran un paisaje propio y diferenciado.

Los pastizales (prados cercados rodeados de canales de escorrentía donde se guardaba el ganado de pastoreo) se han convertido en un elemento identificador de nuestro territorio húmedo. Dado que ocupan el lecho de los antiguos estanques, se inundan en épocas de lluvia.

AUDIOGUÍA

14. El territorio y el Ecomuseo

Escucha la audioguía de este museo

Todos los audios disponibles
scroll to top icon