Buscador de museos

Museo del Mar de Lloret de Mar

4. Lloret después de los veleros

<p>&Aacute;mbito 4.1. El mar, el bosque y los huertos.</p>

Ámbito 4.1. El mar, el bosque y los huertos.

El mar, el bosque y los huertos

A pesar de la larga tradición marinera de Lloret, la población no había dejado nunca de mirar también hacia tierra. Los trabajos domésticos se hicieron más patentes desde finales del siglo xix en adelante. En los meses de verano, se podían ver campesinos que bajaban a la playa para bañar una de sus herramientas de trabajo más preciadas, los caballos.

El mar seguía ofreciendo a los lloretenses su cara menos aventurera, pero no menos arriesgada: la pesca, una actividad que nunca se había dejado de practicar en el pueblo. Por otro lado, el bosque seguía siendo una fuente de materias primas para sus gentes, que seguían explotando sus frutos: corcho, madera y carbón. Sin embargo, quizás el mejor testimonio de aquel diálogo entre la tierra firme y el mar lo dan los huertos, que durante años estaban justo al lado de la playa.

La vida de un pueblo

Las mujeres iban a lavar la ropa en la riera y hacían un tenderete en la playa para secarla al lado de las redes extendidas. En las casas que no tenían alumbrado eléctrico, el quinqué de petróleo suspendido con un alambre colgaba de una viga. En las largas noches de invierno, pescadores, labradores y forestales pasaban el rato bebiendo un vaso de vino y cantando. Los muchachos, en el barrio y bajo la luz del alumbrado público, levantaban la voz jugando con cartones o a policías y ladrones. Era la época de las fiestas, tradiciones y cultura de un tiempo pasado, cuando la vida del pueblo giraba alrededor de las calles, la plaza Mayor, el casino y el lavadero.

 

 

 

OBJETOS

<p>J&aacute;bega &ldquo;Nuri&rdquo;.</p>
Jábega “Nuri”
Jábega “Nuri”
<p>Vestido del Baile de Plaza, 1949.</p>
Vestido del Baile de Plaza del...
Vestido del Baile de Plaza del año 1949
scroll to top icon