Buscador de museos

Museo de las Tierras del Ebro

Mundo de la muerte. Neolítico

<p>Pr&aacute;cticas funerarias en el Ebro durante la prehistoria.</p>

Prácticas funerarias en el Ebro durante la prehistoria.

Las primeras noticias de sepulturas en el curso inferior del Ebro son del Neolítico (v-iv milenio). Los restos funerarios y de viviendas se sitúan en las terrazas del río Ebro, con un total de 83 sepulturas repartidas en 16 yacimientos entre Amposta y Tortosa. Aunque es difícil separar el espacio de los vivos del espacio de los muertos, en diferentes yacimientos han aparecido pequeñas concentraciones, de hasta 25 tumbas, que pueden considerarse necrópolis.

Los difuntos eran enterrados en sepulturas individuales. Generalmente, se los depositaba en posición encogida sobre el costado derecho, con los brazos y las manos sobre las rodillas flexionadas, No se hacía distinción por sexo o edad, de manera que se enterraba tanto a hombres como a mujeres, y predominaban los adultos sobre los jóvenes y los niños. El difunto solía estar acompañado de un sencillo ajuar funerario. Llevaba puesta una parte de este ajuar, como collares y brazaletes, y otra parte se depositaba a su lado, como recipientes de cerámica, algún hacha, herramientas de sílex, etc.

El muerto era enterrado en estructuras sepulcrales que tenían una función funeraria. En el Ebro las encontramos de tres tipos: cavidades laterales excavadas y cistas enterradas y en estructuras tumularias.

AUDIO

OBJETOS

<p>Sepulcro de la necr&oacute;polis neol&iacute;tica del Masdenvergenc (Amposta).</p>
Sepulcro neolítico
Sepulcro neolítico
scroll to top icon