Buscador de museos

Museo de la Música de Barcelona

El clasicismo y las corrientes noreuropeas

<p>La formaci&oacute;n orquestal toma forma durante el clasicismo. &copy;&nbsp;Museo de la M&uacute;sica. Foto: Rafael Vargas</p>

La formación orquestal toma forma durante el clasicismo. © Museo de la Música. Foto: Rafael Vargas

Ahora, nos situamos en la segunda mitad del siglo xviii. El clasicismo musical comportó una nueva estética con más transparencia rítmica y sonora. La música de los llamados compositores clásicos vieneses influyó en toda Europa. La tonalidad, estructura melodicoarmónica plenamente consolidada, exigió nuevos retos tanto a los músicos como a los instrumentos. La orquesta tuvo una singular evolución en la sonoridad, que ha sido modelo hasta nuestros días. El diálogo entre los instrumentos solistas y la orquesta consolidó nuevas formas concertísticas. El clarinete fue un instrumento emergente; otros instrumentos de viento perfeccionaron su construcción y sus mecanismos, aportando nuevos colores al conjunto musical (trompas, trombones, flautas y oboes). Aparecieron nuevos instrumentos, como el fortepiano. La sinfonía, género orquestal por excelencia, se convirtió, junto con las sonatas y los cuartetos de cuerda, en un paradigma formal en que el compositor desplegaba todo su oficio. La ópera siguió siendo vanguardista como producción musical de gran formato.

OBJETOS

<p>Fortepiano Johannes Zumpe (Londres), 1776. &copy;&nbsp;Museo de la M&uacute;sica. Foto: Sara Guastev&iacute;</p>
Fortepiano Zumpe
Fortepiano Zumpe
<p>Viol&iacute;n Jos&eacute; Contreras (Madrid), 1741. &copy;&nbsp;Museo de la M&uacute;sica. Foto: Rafael Vargas</p>
Violín Contreras
Violín Contreras
scroll to top icon