Buscador de museos

Museo del Arte de la Piel

Cofres y baúles

<p>Espacio de los cofres y ba&uacute;les recubiertos de piel</p>

Espacio de los cofres y baúles recubiertos de piel

Los cofres, las cajas y los baúles forrados de cuero o de piel eran muy frecuentes desde la época medieval. En Cataluña, existen referencias documentales de cofres «encuyrats» en 1321, cofres «cuyrats i barrats» en 1395, y cofres cubiertos de «cuir pelós» en 1414.

Las cajas forradas de cuero o piel, con la tapa generalmente bombeada y con refuerzos de hierro y asas, eran especialmente aptas para su transporte: la piel protegía de las inclemencias externas la madera y todo aquello que se guardaba en su interior. La tapa bombeada facilitaba que el agua de la lluvia no se acumulase encima, los refuerzos de hierro le proporcionaban resistencia y las asas facilitaban su movilidad. Generalmente, incorporaban una cerradura para evitar posibles hurtos.

A partir del siglo XVI aparece la arquimesa como mueble de carácter más suntuario. La arquimesa era un escritorio de cajones que, además, servía para guardar pequeños objetos personales de gran valor. Podía estar forrada de piel en el exterior y en el interior, y en ocasiones tan solo se recubría el frontal de los cajones y la cara interna de la tapa. La piel, generalmente decorada con dorados, protegía y al mismo tiempo embellecía este tipo de escritorio.

OBJETOS

<p>Cofre, siglo XVI, cuero grabado y hierro, 53 &times; 87 &times; 48 cm, Espa&ntilde;a</p>
Cofre, siglo XVI
Cofre, siglo XVI
<p>Cofre de estilo g&oacute;tico, siglo XIV, madera de &aacute;lamo, pergamino y hierro forjado, 58 &times; 128 &times; 55,5 cm, Barcelona (Catalu&ntilde;a)</p>
Cofre, siglo XIV
Cofre, siglo XIV
<p>Arquimesa de la &laquo;Jerusal&eacute;n liberada&raquo;, c. 1600-1610, madera, cuero, hierros dorados y pintura, 48 &times; 80 &times; 33 cm, Italia-Francia</p>
Arquimesa
Arquimesa
scroll to top icon