Buscador de museos

Museo de Historia de Girona

Un edificio emblemático

<p>Claustro del sigle XVIII. Fotograf&iacute;a de Kim Peravalsky.</p>

Claustro del sigle XVIII. Fotografía de Kim Peravalsky.

El edificio ha sido testimonio de una trayectoria histórica singular y es, en sí mismo, una auténtica maravilla que vale la pena descubrir. Contiene restos de la muralla romana de finales del siglo II o inicios del siglo III. En el siglo XV fue una destacada casa señorial gótica propiedad de la familia Cartellà; más tarde, hacia 1753, se convirtió en el convento de San Antonio, de frailes capuchinos. Conserva, en magnífico estado, espacios interesantes del antiguo convento, que hoy son visitables en el mismo museo. Uno de esos, quizás el más emblemático, es el cementerio o secadero, un lugar que sigue el concepto barroco de la muerte. La cisterna, interesante ejemplo de aljibe con vueltas de piedra sobre pilares, la más grande del edificio, que recogía y almacenaba las aguas pluviales para abastecer de agua el convento; el claustro y la carbonera. A finales del siglo XIX fue convertido en instituto de enseñanza media. Durante la Guerra Civil, la carbonera se habilitó como refugio antiaéreo del alumnado y el personal docente del centro, así como de los vecinos y vecinas del barrio. Finalmente, desde 1981, acoge el Museo de Historia de Girona.

scroll to top icon