Buscador de museos

Fundación Joan Miró

La estrella matinal, Joan Miró, 1940

<p><em>La estrella matinal</em>, Joan Mir&oacute;, 1940, aguada, &oacute;leo y pastel sobre papel, 38 &times; 46 cm, Fundaci&oacute;n Joan Mir&oacute;, Barcelona. Donaci&oacute;n de Pilar Juncosa de Mir&oacute;</p>

La estrella matinal, Joan Miró, 1940, aguada, óleo y pastel sobre papel, 38 × 46 cm, Fundación Joan Miró, Barcelona. Donación de Pilar Juncosa de Miró

En agosto de 1939, un mes antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Miró abandona París y se instala en Varengeville-sur-Mer, en Normandía, donde empieza la serie de las «Constelaciones», que continuará en Palma y Mont-roig.

«Sentía un profundo deseo de huir. Me encerré deliberadamente en mí mismo. La noche, la música y las estrellas empezaron a tener un papel decisivo en mi pintura.»

La estrella matinal forma parte de esta serie. Técnicamente, Miró empieza preparando el fondo, sobre el cual improvisa una figura que determinará la colocación de otras figuras adicionales, hasta llenar la superficie formando un mundo de seres en comunión con el cielo.

Los personajes son transparentes. No hay modelado, ni claroscuro, solo líneas y planos de colores en un espacio indefinido.

Las «Constelaciones» contienen el léxico esencial del lenguaje de signos que ocupará el centro de la creación de Miró en los años siguientes.

scroll to top icon