Buscador de museos

Fundación Joan Miró

Hombre y mujer frente a un montón de excrementos, Joan Miró, 1935

<p><em>Hombre y mujer frente a un mont&oacute;n de excrementos</em>, Joan Mir&oacute;, 1935, &oacute;leo sobre cobre, 23 &times; 32 cm, Fundaci&oacute;n Joan Mir&oacute;, Barcelona. Donaci&oacute;n de Pilar Juncosa de Mir&oacute;</p>

Hombre y mujer frente a un montón de excrementos, Joan Miró, 1935, óleo sobre cobre, 23 × 32 cm, Fundación Joan Miró, Barcelona. Donación de Pilar Juncosa de Miró

Entre el invierno de 1935 y la primavera de 1936, Miró crea las denominadas pinturas salvajes.

«Inconscientemente, vivía la atmósfera de malestar característica de cuando va a pasar fatalmente algo grave. […] Presentía una catástrofe y no sabía cuál: fueron las guerras Civil Española y Mundial. Intenté representar ese ambiente trágico que me torturaba y que sentía en mi interior.»

Miró recupera el claroscuro y una cierta figuración para transmitir una impresión de realidad, aunque con una fuerte carga subjetiva que incluye la desolación del paisaje y una intensificación de los colores. Las dimensiones reducidas le obligan a trabajar con esmero y le permiten recrearse en los detalles.

El título recuerda a una cita de Rembrandt: «Es en un estercolero donde encuentro rubíes y esmeraldas».

scroll to top icon